Cuentos

El Tuerto

Le llamaban “El Tuerto”, y no precisamente por carecer de alguno de sus dos enormes ojos azules, sino porque más allá de la belleza de los mismos, siempre se empeñaba en ver la mitad de todas las cosas, la mitad de todas las verdades (que, en el fondo, también era…

Leer más ahora

No hay una sola realidad

No hay una sola realidad:   Recuerda que…   Tu punto de vista es tuyo, precisamente porque te pertenece solo a ti. Cada persona tiene un punto de vista diferente de un mismo hecho, lo que supone que o todos tienen razón, o todos estamos equivocados…   Por eso…  …

Leer más ahora

El Cuento de Hoy

Cuando nadie le veía, solía encontrarse a solas consigo mismo, para saberse acompañado.   Cuando nadie le oía, tenía la costumbre de pararse a escuchar su propia voz, para comprenderse mejor.   Cuando nadie le sentía, gustaba de ponerse en su misma piel, para sentirse vivo.   Cuando el tiempo…

Leer más ahora

Aquella tarde inolvidable

Decidió caminar hasta el barrio como otras veces, enganchado a su lista de reproducción de spotify y sin hora fija de llegada, disfrutando de cada instante y de cada paso, como si aquel último paseo fuera el canto del cisne de tantas otras tardes solitarias. Él no lo sabía pero,…

Leer más ahora

Sobra al amor

-¿Por qué me quieres? -No lo sé. -¿No lo sabes? -La verdad es que no. ¿Eso es malo? -No, no digo que lo sea, pero esperaba que me dieras algún motivo. -Tal vez, lo que me ocurre, es que tengo tantos, que no sabría por dónde empezar a quererte de…

Leer más ahora

Todavía eres un niño

El problema es cuando no existen problemas. Cuando, más allá de la sencillez de una realidad que no esperábamos, nos inventamos cien excusas para complicarlo todo, comenzando por nuestras ganas de emprender el sueño.   Somos arquitectos de barreras en mitad del camino a nuestros objetivos, arquitectos que han convertido…

Leer más ahora

Yo soy el premio

“Yo soy el premio”, se dijo a sí misma, y salió dispuesta a comerse el mundo. La calle le pareció diferente, todo lo que había estaba allí para ella, todas las personas la miraban y sonreían, encantadas de cruzarse a su paso. Lucía el sol, y pensó que había sido…

Leer más ahora

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Pin It on Pinterest