Aquella tarde inolvidable

Decidió caminar hasta el barrio como otras veces, enganchado a su lista de reproducción de spotify y sin hora fija de llegada, disfrutando de cada instante y de cada paso, como si aquel último paseo fuera el canto del cisne de tantas otras tardes solitarias.

Él no lo sabía pero, en el otro lado de la ciudad, una chica acababa de decidirse a salir a la calle, enganchada a su lista de reproducción de apple music, con la mirada puesta en darle la bienvenida  a una noche que la sorprendería a mitad de camino a ninguna parte.

Ambos salieron de sus casas a la misma hora, pero con distintos relojes, ambos sonrieron al ver jugar a dos perros, en sus respectivas aceras de enfrente, y ambos recordaron un par de momentos tristes, cinco frases dichas a destiempo y un puñado de alegrías, antes de dejarse llevar por sus sueños.

Y, entonces, la vida, aparentemente impredecible, sin dejarse domar, sin mostrar la trampa de sus trucos, hizo el resto.

Ambos se encontraron.

En aquella tarde inolvidable.

En aquella tarde que se repite cada tarde.

En aquella tarde que nos pertenece a ti y a mí, porque la vida siempre sorprende.

 

Esteban García Valdivia (Emotiva CPC)

www.estebangarciavaldivia.com

www.facebook.com/egvaldivia

@egarciavaldivia

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This