EmotivaCPC

Dislexia

¿Qué es la dislexia?

El término dislexia, en los últimos años, la mayoría de los autores lo han definido como una dificultad en la distinción y memorización de letras o grupo de éstas, falta de ritmo y orden en la colocación, mala estructuración de las frases, etc… lo cual se hace patente en la lectoescritura.

Según algunas estadísticas la dislexia afecta en mayor o menor grado a un 10% o un 15% de la población escolar y adulta. Afecta en igual medida a niños y niñas.

Dada la generalización de la enseñanza a toda la población de forma obligatoria y el uso prioritario de la lectura y la escritura como mediadores de la enseñanza, la cantidad de niños que tienen dificultades escolares por esta causa es un factor relevante a tener en cuenta por el profesor.

No todas las personas con dislexia son iguales, pero sí comparten algunas habilidades básicas según algunos pedagogos:

  • Pueden utilizar su habilidad mental para alterar o crear percepciones (habilidad primaria).
  • Son altamente conscientes de su entorno.
  • Tienen una curiosidad natural para saber cómo funcionan las cosas.
  • Piensan más con imágenes que con palabras.
  • Son altamente intuitivos y perspicaces.
  • Piensan y perciben de una manera multidimensional (usando todos los sentidos).
  • Tienen una gran imaginación.
  • Pueden experimentar las ideas como realidades.

Estas ocho habilidades básicas si no son suprimidas, anuladas o destruidas por los padres o el proceso educativo, darán como resultado una característica: extraordinarias habilidades creativas.

Intervención en dislexia.

Generalmente, la intervención en dificultades o trastornos relacionados con algún aspecto de la comunicación y aprendizajes, se centra en una perspectiva rehabilitadora, basándose en la dificultad objetiva.

En casos concretos como la dislexia, a pesar de existir una base neuronal en este trastorno, se ha demostrado que existe una relación directa entre la dificultad práctica y ciertos bloqueos emocionales, que le impiden avanzar en los aprendizajes, así como afrontar y aceptar su dificultad. Por ello es preciso, acompañarles en su proceso de rehabilitación no sólo desde la perspectiva rehabilitadora, sino también desde la perspectiva emocional, dando cabida a los aspectos emocionales que se ven afectados por estas dificultades objetivas.

En Emotiva apostamos por esta doble intervención, en la que el aspecto emocional del niño asume un papel muy relevante.

El modo en que los niños no adquieren determinadas competencias en la etapa de infantil, determina el modo en que se enfrentan a las exigencias que les supone la Educación Primaria. Comienzan a sentirse incompetentes, se hacen conscientes de sus dificultades frente al grupo y esto hace mella en su autoestima y la imagen que se crea de ellos mismos, por un etiquetaje en el que caemos padres y maestros.

Por ello, una vez detectadas esas dificultades, es muy importante acompañar al niño, en el proceso de asimilación y aceptación de su dificultad. Es necesario que le ayudemos a comprenderla y que sienta, que empatizamos con él. Como padres y maestros, debemos potenciar esas 8 habilidades maravillosas, de las que hemos hablado más arriba, que los niños con estas diferencias de procesamiento presentan.

Es preciso que en la intervención en niños con dislexia, se ofrezca  un  marco positivo tanto a ellos, como a sus familias y al equipo de profesionales que vayan a trabajar con ellos.

Si estás interesado en conocer más de cerca nuestra metodología para trabajar en este campo de acción, rellena el formulario. Nos pondremos en contacto contigo para concertar una cita y conocer mejor tus necesidades.

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Pin It on Pinterest

Share This