EmotivaCPC

Autismo

Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) son un conjunto de alteraciones que afectan al desarrollo infantil. La forma en la que estas alteraciones se manifiestan varía mucho de un niño a otro, de ahí que se hable de un “espectro” o “continuo de trastornos”.

Existen diferentes maneras en las que los síntomas de este tipo de trastornos aparecen, y la gravedad de los mismos varía de unos casos a otros:

  • El cuadro clínico no es uniforme, ni absolutamente demarcado.
  • Su presentación oscila en un espectro de mayor a menor afectación.
  • Varía con el tiempo.
  • Se ve influido por factores como el grado de capacidad intelectual asociada o el acceso a apoyos especializados.

El autismo no es una enfermedad, es síndrome, esto es, un conjunto de síntomas y signos de etiología amplia y habitualmente no conocida, en el que existe una disfunción neurológica con reflejo predominante en los hitos conductuales.

El diagnóstico del TEA, es eminentemente clínico, por no existir hasta el momento marcadores biológicos ni pruebas o procedimientos técnicos para identificar aquellos niños que cumplen criterios de TEA. Son los profesionales de los Centros de Salud Mental (psiquiatras infantiles y psicólogos clínicos), los que con su juicio clínico y apoyándose en los criterios diagnósticos de las clasificaciones vigentes van a confirmar el diagnóstico.

¿Cómo intervenir en autismo?

Actualmente el tratamiento en autismo, debe ser entendido como una terapia multidisciplinar personalizada, específica y permanente a lo largo de todo el ciclo vital, en constante revisión, para favorecer el desarrollo potencial y su mayor equilibrio emocional.

Vendrá determinada por el nivel de maduración del menor (edad, nivel evolutivo, capacidades o discapacidades) la psicopatología que presente y/o las patologías asociadas, así como de los recursos disponibles.

La intervención educativa de los niños y adolescentes  con autismo, a de estar orientada en su globalidad a responder de manera adecuada a las necesidades educativas derivadas de estos trastornos, y a conseguir la mejora de los aprendizajes necesarios para la comunicación, la interacción social y el desarrollo curricular.

Es fundamental la elaboración de programas de intervención, y asegurar la coordinación necesaria entre todos los profesionales que posibilitarán la coherencia en el desarrollo de la respuesta educativa, intercambio de información sobre pautas a seguir, logros conseguidos, tareas a reforzar, etc., así como favorecer una estrecha y sistemática comunicación con la familia.

En Emotiva, intervenimos con niños con autismo y trabajamos desde este enfoque multidisciplinar:

  • Estimulación sensorial.
  • Sistemas de Comunicación Alternativos.
  • Estimulación en Lengua Oral.
  • Aprendizaje de lecto-escritura.
  • Habilidades socioemocionales.
  • Teoría de la Mente.
  • Habilidades psicomotrices.
  • Creatividad.
  • Autorregulación.
  • Técnicas de relajación.

Si estás interesado en conocer más de cerca nuestro trabajo con autismo, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del formulario y en el 676165006 ó  91-0164459.

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Pin It on Pinterest

Share This